Sabanalarga - Atlántico -
Colombia

ASTRONOMIA
 Un hobby para toda la vida

 
Página principal


Astronomía del Traspatio: El Arte de Usar un Telescopio
 Por Alan MacRobert   Traducción de Francisco Javier Mandujano Ortíz

Habiendo obtenido su telescopio astronómico ¿Qué puede esperar de él? Tanto mas y tanto menos de lo que muchos nuevos propietarios logran.

Una de las partes mas divertidas de se un aficionado a la astronomía es mostrar el cielo a otros. Resulta muy recompensante para el orgulloso poseedor del telescopio escuchar los "oooh" y los "aaah" de la gente que por primera vez observa la Luna o Saturno a través de un telescopio.

Naturalmente dirigió el telescopio hacia el objeto mas espectacular sobre el horizonte. En algunas ocasiones existe la tentación de mostrar a la gente los objetos mas típicos -- apariciones escasamente visibles, fantasmales con oscuros números de catálogo -- "para darles una idea de la astronomía real".

Las reacciones no son tan alentadoras aun cuando se les diga que lo que están viendo es un cometa recientemente descubierto o una galaxia que se encuentra a 40 millones de años luz.

La verdad es que muchos de los miles de objetos visibles en los instrumentos de los aficionados no son nada espectaculares. Cualquiera que adquiera un telescopio esperando ver cosas dramáticas equivocó la actividad.

Las riquezas que ofrece la astronomía son de distinta clase. La observación visual externa significa trabajar para detectar algo que es extremadamente pequeño, tenue, difícil de encontrar o las tres cosas.

Sin embargo, mientras mas difícil sea la tarea mayores son las recompensas.

Lo excitante se encuentra en poder ver de primera mano las maravillas lejanas mas allá de nuestro planeta y en ganar destreza y conocimiento como científico aficionado. 

Demasiada gente compra un telescopio como si fuera una TV, esperando ver imágenes por si solas. Es mas semejante al piano, el cual responde dependiendo del esfuerzo que uno le haya dedicado.

Sin embargo, aprender a usar bien un telescopio es mucho mas fácil que aprender a tocar un instrumento musical. Si usted es razonablemente persistente, cuidadoso y tiene deseos de practicar las técnicas descritas aquí, pronto será un maestro de los cielos.

CONOZCA SU EQUIPO

Naturalmente, cualquiera prueba por primera vez un nuevo telescopio durante el día. Es cuando se familiariza con sus movimientos, direccionamiento, enfoque, distintos oculares y poderes de amplificación, de tal manera que pueda hacerlo todo en la oscuridad.

El Buscador. Muchos telescopios tienen un buscador lateral que ayuda a apuntar el telescopio. Necesita un buscador porque el telescopio principal tiene un campo de observación muy pequeño -- esto es, muestra una pequeña porción del cielo -- de tal forma que no puede usted decir a donde apunta simplemente con asomarse.

A mayor aumento, menor el campo de observación. Por ejemplo, a 50 aumentos está observando una porción del cielo tan pequeña como lo que cubre la uña de su dedo con el brazo totalmente extendido.

Por otro lado, un buscador 8x le muestra un área del cielo semejante a la que cubre una pelota de golf con el brazo extendido.

Es lo suficientemente grande para apuntar a algo que ve a simple vista y que lo puede colocar dentro del campo del buscador. Una vez ahí, lo centrará en la retícula del buscador. Deberá ser tan preciso que permita observar el objeto en el campo del telescopio principal.

Primeramente tendrá que ajustar los tornillos de la montura del buscador para que este quede paralelo al telescopio principal.

Durante el día, usando un ocular de bajos aumentos, apunte el telescopio principal a algún objeto que se encuentre a varias decenas de metros. (¡No al Sol! Nunca vea al Sol a través de un telescopio que no esté debidamente protegido o quedará ciego al instante.) La copa de un árbol resulta ideal. Céntrela, no importa si queda de cabeza.

Ahora vea a través del buscador. ¿Ve la copa del árbol? ¿Está centrada en la retícula? Ajuste los tornillos que sostienen al buscador hasta que la retícula se alinee sobre el blanco.

Ahora cheque que el objeto se encuentra todavía dentro del campo del telescopio principal y que no se ha movido. Cambie a un ocular de mayor potencia en el telescopio principal y repita la operación hasta que el buscador quede perfectamente apuntado.

Usted preguntará ¿Y porqué se ve el árbol de cabeza? La respuesta es que se trata de un telescopio astronómico y en el espacio no hay arriba ni abajo, por lo que no importa como quede orientado el campo.

Girar la posición de la imagen requiere de un sistema óptico adicional aumentando el costo y complejidad del instrumento y probablemente degradándolo un poco.

Por consiguiente, los "erectores de imagen" sirven solamente para anteojos terrestres, para ver cosas sobre la Tierra.

Vayamos a la montura. Como lo notó en el artículo "Como Escoger un Telescopio," las montura de telescopio vienen en dos formas básicas: ecuatoriales y azimutales.

Una montura ecuatorial permite al telescopio moverse solamente en direcciones norte-sur y este-oeste celestes. La azimutal se mueve hacia arriba, hacia abajo y rota sobre un eje vertical dando los movimientos de azimut y altura.

Una montura azimutal tiene la virtud de la sencillez. Una montura ecuatorial es mucho mas útil pero toma lago de tiempo aprender a usarla.

La Montura Ecuatorial. Si es la que tiene usted, encuentre el ej polar (parte giratoria cercana a la base y tal vez con un círculo graduado en ascensión recta).

Coloque el telescopio en el exterior de tal forma que su eje polar apunte hacia donde sabe usted que se encuentra Polaris, la Estrella del Norte, que se localizará después de que oscurezca.

El movimiento del telescopio alrededor de este eje traza las trayectorias seguidas por los objetos del cielo conforme la Tierra rota.

Mueva el telescopio sobre su eje polar desde el horizonte este hasta el oeste para notar la trayectoria de las estrellas. Al principio los movimientos de la montura parecerán confusos e impredecibles.

 

Pero recuerde que, sin importar hacia adonde apunte el telescopio, se alejará o moverá hacia Polaris (norte-sur celeste) y en ángulos rectos con respecto a esta dirección. (este-oeste celeste).

La orientación varía en las distintas partes del cielo, pero con algo de práctica durante el día podrá aprender pronto.

EL DIVERTIDO ARTE DE OBSERVAR

El reto de la astronomía es que debemos ver mucho del Universo desde muy lejos. Cuando está tratando de ver bien algo en la Tierra su instinto lo hace acercarse al objeto para verlo mejor.

Pero cuando se trata de estrellas distantes y galaxias, nuestra posición es única. Así, aun desde el crepúsculo de la astronomía del telescopio, el arte de observar ha sido el arte de usar sus ojos al límite de su capacidad.

Ideas para observar. Cuando observe a través de un telescopio, enfoque con cuidado. Un buen observador siempre está atento al enfoque, tratando de obtener la imagen mas nítida.

Mucha gente encuentra mejor mantener los dos ojos abiertos ya que cerrar uno restringe el trabajo ocular. Puede taparse el ojo que no está usando con la mano.

No espere ver de inmediato todo lo que un objeto astronómico le ofrece. El primer vistazo muestra siempre menos de lo que se logra con un escrutinio posterior. Esto es cierto tanto para una tenue galaxia oculta en la negrura del espacio, como para un detalle en un área de la Luna o de un planeta donde la luz es cegadora.

Una razón por la que toma tiempo ver detalles es la inestabilidad de la atmósfera de la Tierra. Debido a las ondas térmicas tenues pero siempre presentes alrededor nuestro, los objetos celestes parecen ebullir continuamente cuando se les ve con grandes aumentos. La severidad de esto -- llamado seeing atmosférico -- varía de noche a noche y a menudo de minuto a minuto.

Conforme observa usted un objeto que tiembla y se revuelve, durante momentos repentinos de estabilidad atmosférica, aparecen detalles insospechados mejorándose la imagen para volver a descomponerse antes de que usted lo note.

El observador experimentado aprende a recordar estos buenos momentos y a ignorar el resto. La calidad del seeing atmosférico es mas importante cuando se observa con gran amplificación a los objetos muy brillantes pero también puede influenciar la visibilidad de los objetos ténues.

Sin embargo, la razón principal del tiempo necesario para ver detalles no radica en la atmósfera sino en el ojo y la mente. Para lograrlo es necesario aprender algunas ayudas visuales que requieren un esfuerzo activo y concentrado.

Descubrirá que la imagen ocular de un objeto de difícil observación se construye lentamente. Primero notará un detalle y lo fijará y pensará que no hay nada mas que ver. Pero después de algunos minutos notará otro detalle y luego otro.

Para convencerse a usted de esto, vea una porción del cielo a simple vista y trate de ubicar las estrellas tenues. Algo se hará visible de inmediato; otros detalles aparecerán unos minutos mas tarde.

Mucha gente deja de buscar detalles cuando creen que ya no aparecerán mas. Pero, espere otros minutos. Hay lugares que le brindan oportunidades que nunca se imaginó. Después de un momento estará viendo detalles de media magnitud mas débil que al principio.

Otro ejemplo clásico de esto es le planeta Marte. Para el principiante que observa Marte por primera vez, con un telescopio modesto, le parece que es el planeta menos interesante de ser observado. Es un disco difuso anaranjado, pequeño y sin detalle.

El principiante se hace a un lado para permitirle a un experimentado observador de Marte asomarse al ocular. Hay silencio. "Ahí está el casquete polar norte….Esa área oscura del sur debe ser el Mare Eritraeum. Bien, tengo el Sinus Meridiani…Hay una nube sobre el limbo oeste…."

El principiante vuelve a observar. Nada que no sea una bola anaranjada difusa. Bueno, tal vez hay un poco mas de brillo en el limbo norte y realmente el disco no es uniformemente anaranjado sino que presenta ligeros cambios.

Sin embargo, la próxima vez que se asome al telescopio ya no será un principiante y podrá notar con mas facilidad los detalles antes ignorados.

Una forma excelente de entrenarse es haciendo dibujos. No tienen que ser unas obras de arte; la idea es que registre los detalles gráficamente y no con palabras.

Los campos estelares no requieren de talento artístico, pero haciendo dibujos sencillos usted podrá notar la presencia de un asteroide o de un planeta si días después hace otro dibujo de la misma área de observación.

Para adquirir práctica sobre como dibujar los planetas, inicie con la Luna a simple vista. Si sus ojos le permiten una visión aguda o bien corregida, ¡la Luna muestra muchos mas detalles que cualquiera de los planetas a través de un telescopio!

Haga un círculo de unos cuantos centímetros y dibuje en él la línea del terminador como la observa en la Luna añada cuidadosamente las áreas oscuras mediante sombreados, después trace los detalles mas finos. Para entonces estará viendo mas detalles en la superficie de la Luna que los que se imaginó que vería sin ninguna ayuda óptica.

"La lección es clara," escribió el autor británico James Muirden en el Manual del Aficionado a la Astronomía, todo un clásico: "No deberá de perderse ninguna oportunidad de entrenar al ojo a trabajar con el telescopio; observar el mismo objeto con diferentes aumentos para notar el efecto de la amplificación; tratar de ver estrellas débiles y dibujar detalles en los planetas.

Al principio, para estar seguros, parecerá como una pérdida de tiempo; la libreta de observaciones estará llena de dibujos sin valor y de breves anotaciones de errores. Pero esta labor aparentemente vacía es absolutamente esencial; conforme pasen las semanas, ocurrirá un cambio estable.

Los objetos considerados difíciles o imposibles de ver serán observados de primera intención. En efecto, estos detalles anteriores serán tan obvios que el observador podrá suponer que algo a ocurrido a las condiciones de observación. Pero el crédito le corresponde totalmente a sus ojos."

PEQUEÑAS COMODIDADES DE LA VIDA

Naturalmente, esta clase de concentración se verá afectada por la falta de comodidad o inconvenientes en el telescopio Necesitará una mesa a la mano para colocar sus cartas, la linterna de luz roja, oculares, libreta de notas, lápices y otros implementos.

La solución que tomé fue adquirir una mesa barata de patas plegables que es muy ligera y, fácil de llevar y de guardar. Hace 20 años me costó 4 dólares en una tienda de segunda mano.

Nada arruina la posibilidad de observar como girarse y contorsionarse para ver a través del ocular. Un tubo rotatorio que pueda girar para colocar el ocular en una posición adecuada para poder observar es lo recomendable en un reflector pequeño y resulta obligatorio en uno de distancia focal larga que cuente con montura ecuatorial.

Si puede hacerse o conseguirse una silla con altura adaptable su telescopio podrá comenzar a mostrarle nuevos mundos. He pasado por una gran diversidad de asientos que van desde rejas para botellas de leche hasta escaleras.

Otras desavenencias que pueden presentarse son los movimientos debidos a una montura sin motor. Asegúrese de que el telescopio esté perfectamente balanceado; esto le permitirá que el movimiento sea uniforme.

No tenga miedo de lubricar la montura o de regresarla al fabricante si no le es satisfactoria. La montura de mi reflector de 15 cm, que compré hace varios años estaba defectuosa de fábrica.

Después de tratar con varios lubricantes le asenté las superficies de orientación con cera de velas. Las "abrazaderas" de la montura eran tuercas que apretaban directamente sobre el eje; les pegué pequeños pedazos de cuero con epóxico, los impregné con polvo de grafito y un poco de aceite con lo cual gané algo de ajuste.

La mejora fue enorme. A grandes aumentos podía seguir las estrellas con un movimiento continuo y suave producido al tocar un lado de mi nariz contra el ocular.

En invierno, puede tomar en cuenta el aviso de astrónomo común de vestirse para temperaturas bajas o puede aprender mediante la dura experiencia. Durante el tiempo del verano, permanece en el misterio como fue posible realizar observaciones exitosas sin haberse inventado el repelente para mosquitos.

En breve: Cualquier cosa que haga su observación mas fácil, segura o relajada, sin importar que tanto le cueste lograrla, vale la pena.

Alan MacRobert es un Editor Asociado de la revista Sky & Telescope y un ávido astrónomo de traspatio.

Francisco Javier Mandujano Ortíz es miembro del Consejo Consultivo de la Sociedad Astronómica de México A.C.

ASTRONOMÍA EN CASTELLANO - Javier Ignacio Rebagliatti

 

Página Principal Índice de Artículos Artículo Anterior Artículo Siguiente

 

¿Que estas buscando?

Búsqueda personalizada

 

Otras páginas de interés

Elinformativo.Sabanalarga.org
 
Sabanalarga.org
 
Comercio.sabanalarga.org
 
Escritores.sabanalarga.org
 
Suribana.sabanalarga.org
 
CentrodeHistoria.Sabanalarga.org
 
Radioaficionados.Sabanalarga.org

 

Barranquilla.Sabanalarga.org

 

Atlantico.Sabanalarga.org

 

Siemprelistos.Sabanalarga.org

 

 

Fecha de actualización   martes mayo 16, 2017 22:37 
Esta Web recoge y selecciona imágenes de Internet sin restricción de Derechos de Autor. si considera que alguna imagen viola derechos de autor, envíe un mail a webmaster@elinformativo.org  que será retirada.

Si conoce o reclama la autoría de algunas imágenes, envíenos los datos del autor y,  si lo tiene, un link para redireccionar hacia la web o blog del autor desde la imagen.

La selección busca resaltar las mejores imágenes de personajes de Colombia y el de nuestra ciudad Sabanaqlarga. Carece de cualquier lucro o interés económico.


Since 1999

Compunetsy - Services & Leasing
S
abanalarga - Atlántico - Colombia

 

contador de visitas
Contador de visitas
Diseño web sevilla