Sabanalarga - Atlántico - Colombia

ASTRONOMIA
 Un hobby para toda la vida

 
Página principal


Astronomía del Traspatio: Los Nombres de las Estrellas
Por Alan MacRobert   Traducción de Francisco Javier Mandujano Ortíz

Si pudiera una rosa oler tan agradable mediante otro nombre ¿Podría BD +38°3238 sonar de manera mas dulce a los amantes bajo un cielo de verano? Todo aquel que se inicia dentro de la astronomía se queda perplejo ante la variedad de números y de letras que denotan los grandes trabajos de la creación.

Algunas veces, la nomenclatura parece estar diseñada para confundir. Cualquiera puede ver hacia arriba y reconocer una estrella como Vega -- entonces porque necesita también tener los nombres de BD +38°3238, Alfa Lyrae, 3 Lyrae, HR 7001, GC 25466, HD 172167, SAO 67174, ADS 11510 y docenas de otros nombres?

Por fin, los principiantes no están solos en su confusión. El Primer Diccionario de la Nomenclatura de los Objetos Celestes, 1983, describe bien cerca de 1,000 sistemas de nominación diferentes usados de manera común, la mayoría de ellos correspondientes a objetos tenues estudiados por los profesionales.

Sus editores se desesperan porque la lista siempre este ordenada, razonable o completa. La nomenclatura celeste es demasiado caprichosa para ello, demasiado llena de esquemas que han crecido desde tiempos pasados.

Un aficionado bien documentado necesita conocer solamente una pequeña fracción de tales sistemas de denominación.

En este artículo, trataremos los aspectos mas relevantes de las estrellas junto con su significado y su historia. Otro artículo se encarga de la nomenclatura de los objetos del cielo profundo.

¿DONDE DIABLOS ESTA ZUJ AL NUSHABA?

Desde los tiempos primitivos, las estrellas al igual que las personas, han tenido nombres propios tales como Vega o Deneb. Pero en la actualidad solamente se emplean los nombres propios para un poco mas de una docena de las estrellas mas brillantes -- lo cual es una cosa buena. Los nombres de las estrellas son poéticos e involucran el saber popular (por lo general escrito en Árabe), pero esto genera confusión.

Para mucha gente interesada en la astronomía "Deneb" significa la estrella mas brillante en Cygnus. Pero este mismo nombre ha sido atribuido, en algún tiempo, a cuando menos otras cinco estrellas. Significa simplemente "cola", una parte del cuerpo que muchas constelaciones poseen. ¿A cuál se refiere realmente?

Mas aún, la lista crece muy rápidamente. El Catálogo de Estrellas Brillantes de Yale, en su cuarta edición, 1982, menciona 845 nombres de estrellas, lo que es mas de lo que mucha gente podría memorizar.

Cada astrónomo sabe lo que quiere usted decir cuando menciona a Sirius o a Polaris, pero ni el uno por ciento podría identificar a Pispai (Mu Geminorum), Alsciaukat (31 Lynxis), Dhur (Delta Leonis) o Zuj al Nushabah (Gamma Sagitarii).

Mas accesible resulta ser el sistema de letras griegas introducido por el astrónomo alemán Johann Bayer en 1603. En ese año, publicó su bello atlas estelas Uranometría; en él, Bayer identificó muchas estrellas en cada constelación mediante una letra del alfabeto griego.

Llamó a la estrella mas brillante Alfa, posteriormente continuó nombrando al resto de acuerdo a clases de brillo desplazándose desde la cabeza hasta los pies de una figura tradicional.

Las letras de Bayer fueron aceptadas de inmediato. Se emplean con el genitivo en Latín de el nombre de la constelación; así, la estrella principal en Centaurus es Alfa Centauri. Esto simplemente significa "Alfa del Centauro".

En el pasado, cuando mucha gente educada sabía Latín y Griego, esta fraseología fluía de manera natural, pero ahora para muchos observadores del cielo este resulta ser su primer encuentro tanto con el alfabeto griego como con las declinaciones en latín.

Tarde o temprano, aquel interesado en la astronomía tendrá que sentarse y aprender el Alfabeto Griego así como los genitivos de los nombres de las 88 constelaciones (generalmente localizables en la parte final de muchos manuales de astronomía).

Existen enjambres de estrellas por cada constelación, pero solamente 24 letras del Alfabeto Griego. En algunas ocasiones se repite la misma letra agregando un índice numérico como el caso de la secuencia desde p1 hasta p6 Orionis, la entrecortada línea que forma el escudo de Orión. Pero conforme se mejoró el registro del cielo, fue necesario poner mas nombres a las estrellas y entonces se adoptaron los números.

Alrededor de 1712, el Astrónomo Real de Inglaterra, John Flamsteed, comenzó a numerar las estrellas de cada constelación en dirección oeste - este, en orden de ascensión recta -- una gran ayuda cuando se busca una estrella en un mapa. por ejemplo 80 Virginis está al este de 79 Virginis y al oeste de 81 Virginis (al menos en el sistema coordenado que usó Flamsteed, equinoccio de 1725, el cual todavía concuerda con el este y oeste celeste bastante bien).

Se numeraron todas las estrellas brillantes, tuvieran o no letras del Alfabeto Griego, por lo cual Alfa Lyrae es también 3 Lyrae. En total, 2,682 estrellas recibieron números de Flamsteed. El número mas elevado corresponde a la 140 Tauri.

Todo bonito y lógico -- pero cuando se vuelve nomenclatura celeste, siempre hay una mosca en la sopa. Cuando en 1930, se formalizaron los límites de las constelaciones muchas de las estrellas de Flamsteed se encontraron en el exilio. Así, 30 Monocerotis se localiza en Hydra y 49 Serpentis está en Hércules. Tales nombres fueron discretamente barridos debajo de la alfombra para no volverse a usar nunca.

Nadie viajó hacia el sur lo suficientemente lejos para numerar las estrellas que no se veían desde Inglaterra. Así, en las constelaciones muy australes encuentra uno a menudo letras mayúsculas y minúsculas del Alfabeto Latino; tal es el caso de g Carinae y L2 Puppis. Esta nomenclatura fue aplicada a todo el cielo por varios dibujantes de mapas estelares desde Bayer, pero en el cielo del norte dejaron de usarse muy pronto.

LA LISTA HERCULEANA

Para el siglo 19, todos estos esfuerzos de nomenclatura fueron decayendo. Los telescopios revelaban para entonces cientos de miles, cada una llorando por su propia identidad.

En 1859, el astrónomo alemán F.W. A. Argelander en el Observatorio de Bonn, comenzó a medir las posiciones de las estrellas con un refractor de 7.5 cm, con el fin de compilar una lista gigantesca, la Bonner Durchmusterung (Prospección de Bonn). Incluía 324,188 estrellas de hasta magnitud 9.5. Argelander y sus sucesores dividieron el cielo en bandas de 1° de declinación a lo largo de las 24 horas de ascensión recta.

Las estrellas dentro de cada banda fueron numeradas en orden de ascensión recta; se ignoraron las constelaciones. Así, la designación de Vega fue BD +38°3238, lo cual significa que era la estrella 3,238 contando desde las 0h de ascensión recta en la zona entre declinación +38° y +39°.

La BD original cubrió justamente la mitad del cielo, desde el polo norte hasta la declinación de -2°. Una extensión hacia el sur, la SBD, continuó el sistema hasta la declinación de -23° para añadir otras 133,659 estrellas. El Córdoba Durchmusterung (CD ó COD) completó el trabajo hasta el polo sur celeste con otras 613,953 más, de esta forma el Durchmusterung visual o "DM", acumuló un gran total de 1,071,800 estrellas.

El BD, con sus cartas estelares detalladas de 9a o 10a magnitud y su lista confiable de posiciones bien checadas, permaneció como una herramienta esencial para los astrónomos durante casi un siglo. Todavía en la actualidad se encuentran designaciones Durchmusterung. Las magnitudes estelares en estos catálogos, sin embargo, de acuerdo con las normas actuales, son nada confiables. Muchas fueron meras estimaciones a ojo.

Las estrellas variables tienen un sistema de nominación propio. También esto fue instigado por el energético Argelander. Nombró la primera estrella variable encontrada en una constelación por la letra capital R con el genitivo del nombre de la constelación, ya que, la letra previa, la Q, fue la mayor que Bayer había empleado en su nomenclatura.

La siguiente variable sería nombrada S y asi hasta la Z. Después de la Z vinieron la RR, RS y así hasta la RZ, luego la SS, ST, hasta la SZ hasta llegar a la ZZ. Si a una variable le correspondía ya una letra griega, Argelander la dejaba sola.

¡Pero se descubrieron nuevas variables! Después de la ZZ, los astrónomos decidieron llamarlas AA, AB y así hasta la AZ (omitiendo la J ya que en algunos idiomas se podría confundir con la I), luego continuaron desde la BB hasta la BZ hasta llegar a la QZ.

Aún esas 334 designaciones probaron ser insuficientes en algunas constelaciones muy pobladas. Más que comenzar con un sistema de designación de tres letras, los astrónomos decidieron llamar a las estrellas variables dentro de una constelación como V335, V336 y así en adelante. Fue una decisión inteligente. para 1990 el número mas alto de una estrella variable era V4153 Sagitarii.

CATALOGOS MULTIPLOS

La siguiente gran lista de estrellas, ampliamente usada después de la BD fue la del Catálogo de Espectros Estelares de Henry Draper, compilada por Annie J. Cannon de Harvard desde 1911 hasta 1915 y publicada desde 1918 hasta 1924. Incluye 225,300 estrellas numeradas en un orden simple de ascensión recta.

Posteriormente se agregaron muchas otras en la Extensión de Henry Draper; estas contenían la clasificación HDE; esto significa que una estrella con designación HD ó con HDE garantizaba la existencia de tener su espectro medido.

Mientras tanto, se había publicado otro catálogo en Harvard: La Fotometría Revisada de Harvard de 1908, la cual proveía de magnitudes precisas a 9,110 estrellas de hasta magnitud 6.5. Las estrellas de este catálogo poseían clasificación HR.

Aún en la actualidad, la lista HR permanece como la base del Catálogo de Estrellas Brillantes de Yale, ampliamente usado por su información detallada acerca de las estrellas visibles a simple vista.

Tal vez, el sistema mas común de nominación de estrellas en la actualidad es el SAO. Se refiere al Catálogo de Estrellas del Observatorio Astrofísico Smithsoniano (1966), el cual (junto con sus cartas estelares) se produjo también en el campus de Harvard.

Este catálogo da la posición muy precisa de 258,997 estrellas de hasta 9a magnitud. En el catálogo SAO, las estrellas se numeran por ascensión recta dentro de bandas de 10° de declinación desde el polo norte hasta el polo sur.

Los números SAO han suplantado la designación GC ampliamente usada alguna vez, la cual fue tomada del Catálogo General de 33,342 estrellas hecha por Benjamin Boss (1937).

La última y mas grande lista de estrellas es la del Catálogo Guía de Estrellas del Telescopio Espacial Hubble (GSC). Es demasiado grande para imprimirla; en lugar de ello se distribuye en dos CD-ROMs. La lista GSC da la posición cercana a 1 segundo de arco así como las magnitudes precisas, a pocas décimas, para 18,819,291 objetos desde 9a magnitud hasta 13a o 14a magnitud y algunas veces tan tenues como la 15a magnitud.

De este total, 15,169,873 corresponden a estrellas; muchos de los 3.6 millones de objetos restantes son galaxias tenues y pequeñas. Muchas nunca han sido examinadas por ojos humanos; fueron medias de manera automática a partir de placas fotográficas.

Un individuo típico en esta lista es GSC 1234 1132; se trata de una luminaria de magnitud 13.3 en Taurus. Los primeros cuatro dígitos especifican una de 9,537 pequeñas regiones del cielo; los últimos cuatro corresponden al número de serie del objeto situado dentro de esta región.

Para propósitos especiales se han compilado muchas otras listas. El Catálogo Aitken de Estrellas Dobles (1932) se conoce como el ADS; el IDS se refiere al Catálogo Índice de Estrellas Dobles Visuales (Observatorio de Lick, 1963).

Estas listas comprensivas son mas racionales que las antiguas 150 formas de designación de estrellas dobles que probablemente encontrará y que fueron publicadas por astrónomos que realizaron descubrimientos. No obstante, los nombres mas antiguos son gran parte de la jerga de las estrellas dobles de la que no se desharán.

Los observadores de ocultaciones de estrellas por la Luna a menudo se refieren a las estrellas por una designación ZC, debida al Catálogo Zodiacal de estrellas que puede ocultar la Luna. Etc., etc., etc.

P.D.: ¡Nombre Usted Mismo a las Estrellas! A menudo Sky & Telescope recibe reclamos acerca de una compañía que anuncia en la radio que nombrarán una estrella con el nombre de usted o de una persona amada por 45 dólares o algo así. Usted obtiene un bonito certificado y algunos documentos. Se nos preguntó: ¿Es cierto?

No. El certificado es una "baratija" solamente.

Con mucho mayor validez, puede salir en una noche clara, buscar cualquier estrella que le guste y darle el nombre que desee. Gratis.

Conocemos muchos astrónomos aficionados que han hecho esto para sus esposas o para sus hijos. Para uno de los editores de Sky & Telescope, Iota Ursa Majoris es "La Estrella de Lucy" y Zeta Hydrae es "La Estrella de Andrew". ¿Por qué no?

¿Por qué pagar algo comercial para mediatizar su vida personal? Aún un certificado lujoso puede hacerse con menos de 45 dólares. La compañía anuncia que los nombres permanecerán guardados en un banco suizo, como si eso significara algo. Si eso le interesa, puede también colocar una hoja de papel con el nombre de una estrella en su propia caja de seguridad bancaria. Pero ¿por qué molestarse?

Algunas veces, algunos planetarios "venden" estrellas de sus cúpulas para ayudarse a adquirir fondos. Tienen el cuidado de decirle a los donantes que el certificado que les proporcionan significa una contribución a una benemérita institución, no la compra del nombre de una estrella verdadera. Si insiste en pagarle a alguien para pretender nombrar una estrella, esta es la peor forma de hacerlo.

Alan MacRobert es un Editor Asociado de la revista Sky & Telescope y un ávido astrónomo de traspatio.

Francisco Javier Mandujano Ortíz es miembro del Consejo Consultivo de la Sociedad Astronómica de México A.C.


Copyright © 1996 Sky Publishing Corporation, Todos los derechos reservados.
Este material no debe ser reproducido de cualquier forma sin permiso.
Para más información contacte a Sky Publishing Corp., P.O. Box 9111, Belmont, MA 02178-9111, En E.E.U.U.: 1-617-864-7360. Fax: 1-617-576-0336 (sólo editorial), 1-617-864-6117 (todo lo demás). O por e-mail a webmaster@skypub.com.
 

¿Que estas buscando?

Búsqueda personalizada

 

ElInformativo.org    Sabanalarga.org      Comercio.sabanalarga.org

ComerciodelAtlantico.com  Baranoa.elinformativo.org

Escritores.Sabanalarga.org    CentrodeHistoria.Sabanalarga.org

Radioaficionados.Sabanalarga.org         Sabanalarga.zzn.com

 

Fecha de actualización   jueves diciembre 31, 2015 23:04 
Esta Web recoge y selecciona imágenes de Internet sin restricción de Derechos de Autor. si considera que alguna imagen viola derechos de autor, envíe un mail a webmaster@elinformativo.org  que será retirada.

Si conoce o reclama la autoría de algunas imágenes, envíenos los datos del autor y,  si lo tiene, un link para redireccionar hacia la web o blog del autor desde la imagen.

La selección busca resaltar las mejores imágenes de personajes de Colombia y el de nuestra ciudad Sabanaqlarga. Carece de cualquier lucro o interés económico.


Since 1999
Compunetsy - Services & Leasing
S
abanalarga - Atlántico - Colombia
 

contador de visitas
Contador de visitas
Diseño web sevilla